Boxeo Total

'El último gancho de Kid Fracaso', de Pedro Flores

Por Marcos Vilaseca.Hoy voy a presentarles un libro de poesía. Antes de que huyan despavoridos y abandonen inmediatamente esta página, permítanme decirles que yo tampoco soy un gran fan del género, a pesar de lo cual les recomiendo fervientemente la lectura de El último gancho de Kid Fracaso, breve volumen que recoge veintisiete poemas del canario Pedro Flores. Olviden sus prejuicios y sus reparos, aquí no encontrarán metáforas alambicadas, lenguaje artificioso ni conceptos enrevesados; de hecho, por no encontrar ni siquiera encontrarán rima, ni asonante ni consonante.
Por eso, más que hablar de poesía, quizá sería más adecuado hablar de poemas en prosa o de prosa poética, un enfoque que no impide que aparezcan sublimes destellos de lucidez: “Me han dado hasta en los recuerdos”, reconoce un boxeador tras perder un combate en Sin tregua, “Mi alma debe demasiados años / de alquiler por este cuerpo” se lamenta un viejo púgil obligado a volver al ring para poder pagar todo lo que debe en Inventario.
Como ven este no es un libro sobre ganadores. Flores no elogia la gloria del vencedor ni se deja deslumbrar por los focos del éxito, de la fama y de las grandes veladas con cinturones en juego. Tal y como confiesa el narrador de No tengo perdón, “Podría llegar a ser campeón. / Podría entonces tener un coche caro / y transigir en veladas benéficas. / Pero entonces esto perdería todo / su jodido lirismo.” Así, la suya es una poesía del fracaso, del knock out y de la caída —“Caer como un roble en sus dominios / después de cien años mirando al Sol / frente a frente” (Caer)—. Una poesía que da voz a esa masa invisible de púgiles del montón, los mediocres cuyos nombres nunca aparecerán en negro sobre blanco, los boxeadores de barrio, los pobres que luchan por algo más que el reconocimiento, los que pelean por la supervivencia: “Pero es siempre la misma mentira: / no es nada personal. / Otros aplauden. / Otros cobran. / La sangre es siempre la nuestra” (Hermanos de sangre).
Los poemas de Pedro Flores están teñidos de melancolía, del sabor amargo de la derrota,de las frustraciones tatuadas en la piel, de la aceptación de las limitaciones que implica la vida arrabalera de la gente humilde, de las cicatrices que dejan las decepciones, de las batallas perdidas y de los triunfos a deshora (para otro año perdido sin pena ni gloria). “Salgo a la calle magullado y tuerto. / Suena desde algún lugar de este mundo / una enorme invisible campana / y comienza otro combate / en el que tampoco gano nunca” (Sin tregua).
En general se trata de composiciones breves que pocas veces superan las quince líneas, de versos cortos que incluso en ocasiones se acercan al haiku japonés, como en K.O. (“Si pintaran tu boca en el suelo… / Sería tan hermosa entonces / esa maldita costumbre / de besar la lona.”) e Inconvenientes (“Hace meses que no me dan una pelea: / sé fingir muy bien que me caigo, / pero no sé fingir que me arrastro.”)
El lenguaje, como les decía, es contundente, claro, directo y descarnado como el propio boxeo; Flores no busca decir nada más que lo que quiere decir. Sí detecto, en cambio, cierto gusto por las referencias a lugares y personajes de la cultura clásica (Cartago, Bizancio, los galos de Alesia, Alejandro Magno, un hoplita lacedemonio, las Termópilas, Serotrio, Hispania, Ulises…), lo cual no supone ningún problema para alguien que, como yo, no esté muy versado en esa temática.
Por si fuera poco, los poemas vienen acompañados de las magníficas ilustraciones de Agnes Daroca en las que predominan los colores vivos —el rojo sangre, los naranjas, ocres y negros— y los trazos expresivos que complementan perfectamente esta anatomía del fracaso que son los veintisiete poemas de Pedro Flores.


El último gancho de Kid Fracaso
Pedro Flores
Poesía
Ed. El ángel caído, 44 págs.

Boxeo Total

Publica Boxeo Total

Nos gusta hablar de boxeo, más allá de peleas y resultados. Blog independiente con opiniones y artículos sobre el noble arte y sus protagonistas de ayer y hoy.

Recibe las novedades en tu email :